sábado, 9 de julio de 2016

Soñé un sueño

Soñar soñé que podía,
en sueños tocar tu mano.
Fue tan vivo, tan cercano,
que los dedos me ardían
y tu aliento ya sentía
en mi sien de pelo cano.

Soñando soñé, es cierto,
que en sueños te amaba.
Que tus mares navegaba,
que arribaba a tu puerto
exhausto, ya casi muerto
y tu beso vida me daba.

Soñando soñé que el sueño,
que el alba desvanecía,
el corazón me hería
quebrando mi dulce empeño
de ser de tu amor el dueño.
Con la noche la ilusión moría.