miércoles, 20 de julio de 2016

Cuento con los Dedos



Cuento con los dedos,
sí, con los dedos cuento
los escasos momentos,
gota a gota destilados,
en los que feliz me siento
casi rozando mis manos
ese raro ungüento:
tiempo materializado.
Por filosofal piedra transformado
de etéreo sustento
de recuerdos olvidados
en azote a mi cara del viento,
en dulce y fatal tormento
de asir lo real con mis manos.

Del todo a la nada hay un paso,
hilo de plata cruento
que sostiene la vida en suspenso
esperando ser rota de un rayo.