martes, 15 de agosto de 2017

A versos en la cocina

La oía que recitaba 
versos en la cocina. 
Versos entre cacharros, 
versos entre comida
que de versos aliñaba. 
Y estaba tan bonita 
que veló mis ojos manto 
de ternura infinita.
¿Quién compañera anhelara, 
de esencia tan divina? 
Su alma de oro blanco, 
Su cuerpo de plata fina.

Hoy nos comeremos a versos… 
a versos en la cocina.​

domingo, 13 de agosto de 2017

El Extraño



Nadie recuerda a ciencia cierta cuando llegó. Un día estaba allí, o al menos, alguien reparó en su presencia. Estaba sentado en el último banco del parque, ese que en aquél recodo recibe solo a mediodía el Sol, al que no va nadie porque es umbrío y apartado. Sus manos juntas, los dedos entrecruzados, sus pies descalzos y su mirada… no sabría cómo definirla. Su mirada ausente, distante, sin brillo, como viendo algo que nadie más veía.

Al pasar los días, los vecinos comenzaron a expresarse sus preocupaciones. ¿Quién es?, ¿qué hace ahí?, ¿será un peligro para los niños?, ¿A qué hora llega cada día, que nadie le ve? ¿O acaso no se va, y pasa allí la noche?

Siempre en el mismo lugar, siempre sentado con sus manos cruzadas sobre el regazo. No era normal, sentenciaron los más lanzados, y había que solucionarlo “por derecho”. Y así, varios vecinos, fueron en comisión y le interpelaron; sus preguntas y sus razones cayeron sobre él como las hojas marchitas del bien adentrado otoño. No consiguieron una sola respuesta, solo, dijeron algunos, pareció que sus ojos se movían un poco.

Soliviantados por la falta de respuestas, decidieron llamar a los agentes de la autoridad, ante ellos no tendría más remedio que dar explicaciones y entonces comprendería que ese era “su” parque y que estaba molestando y causando problemas.

Llegaron las fuerzas del orden. Una pareja que emanaba autoridad y que puestos frente al extraño, con voz de mando, le conminaron a contestar a sus preguntas y a identificarse… silencio, inmovilidad. Aumentaron el tono y el volumen de sus exigencias –por si fuese sordo el interpelado y por mantener la compostura ante los vecinos-, silencio, inmovilidad. Algún vecino envalentonado comenzó a increpar, no se sabe muy bien si al extraño o a la autoridad, pero el ambiente comenzaba a ser tenso. Los agentes, nerviosos, se miraron y uno tomó su radio para comunicar con la superioridad. Después de un parte concienzudo quedó en silencio. Las órdenes eran llevar al extraño al cuartel si seguía negándose a sus requerimientos; y como así lo hizo tras varios intentos en los que la autoridad utilizó todos los métodos al alcance de sus ordenanzas, le comunicaron de forma imperativa que debía acompañarlos… silencio, inmovilidad.

Después de cuchichear entre ellos decidieron usar métodos más expeditivos, cada uno asió un brazo del insubordinado y trataron de levantarlo, pero no se movió un ápice. Recuperados de la sorpresa pusieron más empeño si cabe y nada pasó. Algunos vecinos ofrecían su ayuda mientras otros daban voces dirigiendo la maniobra. Dignamente los agentes declinaron la ayuda y volviendo a tomar la radio pidieron refuerzos.

Seis agentes más tarde se presentó el Jefe. Este constató que sus agentes no eran tan torpes como había creído, sino que realmente no se podía mover a aquel extraño. Era como si su cuerpo estuviese fundido con el banco y sus pies con la tierra.

Los vecinos comenzaban a irse, se acercaba la hora de comer, y las fuerzas del orden se pusieron en contacto con la municipalidad, la orden era dejar un agente de guardia y esperar a que una comisión indagase los aspectos legales de la cuestión. Así se hizo y todos se retiraron porque anochecía.

El día siguiente amaneció soleado y el extraño, vigilado por el agente de la última guardia, seguía impertérrito. Poco después llegó una cuadrilla de trabajadores que en su camioneta llevaban toda clase de herramientas, incluido un martillo neumático. Los vecinos recién desayunados comenzaban a agolparse alrededor del perímetro delimitado por cinta amarilla.
El encargado de la cuadrilla estudió la situación, sopesó al extraño comprobando que no era posible moverlo. Se arrodillo y examinó los anclajes del banco y los pies del extraño, intentó introducir una fina lámina entre estos y el suelo sin conseguirlo. Se rascó la barbilla mientras torcía el gesto y dijo a las autoridades, que para entonces ya se habían congregado, que la única forma que se le ocurría era arrancar el banco y cavar alrededor de los pies para sacarlo con el cepellón. Los ojos de las autoridades se desorbitaron. El encargado explicó que había sido empleado del cuidado de jardines municipales durante años, y que así era como se trasladaban los árboles para impedir que se dañasen sus raíces. Las autoridades estaban perplejas… alguno solo pudo balbucear un “pppero…”, continuó la explicación diciendo que tras su examen y análisis de la situación, había llegado a la conclusión de que el extraño estaba “arraigado” tanto al suelo como al banco y que no veía otro modo de moverlo.

En improvisado cónclave, haciendo corro en torno a la máxima autoridad, decidieron que no era conveniente tomar decisiones, al menos no de manera precipitada, y que habría que formar una comisión de expertos para que informasen sobre las alternativas. Hicieron venir también a un médico que certificó que el señor extraño se encontraba bien de salud y que no era problemático dejarlo allí sentado.

Los vecinos tomaron aquella situación como una más de tantas cosas para despotricar de las autoridades, se manifestaron, pusieron pancartas, y con el paso de las semanas todo fue volviendo a la normalidad. Semanas, si. El tiempo pasaba, la vigilancia se hacía cada vez más laxa, una vez al día pasaban a ver que seguía allí, y los vecinos se iban acostumbrando a su presencia.

El extraño no comía, no bebía, no se movía, pero poco a poco se iba creando en torno a él un clima de familiaridad. Los niños jugaban a su alrededor, algunas señoras le limpiaban regularmente las hojas que se le acumulaban encima, una tomó como propia la tarea de zurcir los pequeños rotos de su ropa, le peinaban y se sentaban a su lado a hablarle incansablemente, agradecidas por tener alguien que las oyese.

El mal tiempo fue haciéndose más crudo, pusieron un bidón de metal a su lado en el cual quemaban madera que acumulaban tras el banco. Le hicieron un tenderete a modo de cobertizo con plásticos para evitar que se mojase. Aquel banco se convirtió en el centro social del barrio y cada cual hacía lo que podía para que el extraño se sintiese cómodo.

Las autoridades seguían estudiando el problema.

Pasó la Navidad, le habían iluminado con lucecitas de colores y habían decorado con espumillón y adornos los árboles a su alrededor. Las campanadas de fin de año se celebraron en el parque por primera vez. Allí comieron sus uvas y cantaron y bailaron hasta la madrugada, y antes de volver a sus casas fueron pasando frente a él, sonriéndole y saludando con la mano.

Los meses pasaron y la primavera comenzó con fuerza, vigorizando el parque con un verde luminoso. Fue entonces cuando la encargada del mantenimiento del extraño lo notó. Al principio no quiso alarmar a los demás, pero cada día lo examinaba con más atención. Algo estaba cambiando.

La vecina, autoproclamada “encargada” del extraño no pudo ocultar más su preocupación y llamó a asamblea a sus convecinos. Estos se reunieron expectantes y les comunicó que llevaba días observando cambios en su extraño, (“nuestro” corrigió alguien), ella continuó informándoles de cómo había percibido primeramente un aumento  del tono rosado en sus mejillas, y el pelo, que había permanecido igual durante aquellos meses había comenzado a crecer –ella lo había medido- y lo que realmente era su mayor preocupación… le habían salido bultitos. Si, dijo que no pensasen mal, bultitos por toda su ropa que crecían cada día. Cundió la alarma, “a ver si se nos va a enfermar el extraño”, “y ahora que viene el buen tiempo”… todos se acercaron y pudieron comprobar cómo su traje estaba repleto de suaves abultamientos, pequeños como guisantes, repartidos de forma irregular. Decidieron comunicarlo a las autoridades, para que viniese el médico, y durante el resto del día le visitaron constantemente para asegurarse de que se encontraba bien.

Pero el médico no llegó a tiempo…

Con las primeras luces del día la encargada del extraño llegó como siempre para adecentar el banco y sus alrededores y para asearle como era debido, aunque hoy la preocupación había hecho que madrugase más de lo normal. Todos los utensilios para su labor cayeron al suelo cuando se llevó las manos al rostro mientras trataba de gritar sin conseguir que saliese un solo sonido de su garganta. Tras unos segundos de estupor corrió hacia el extraño, entonces pudo gritar, mientras reía y lloraba a la vez. A pesar de las tempranas horas y que era domingo el alboroto hizo que los vecinos fuesen acudiendo, y quedando estupefactos.

¡El extraño había florecido!

Estaba cubierto de pequeñas flores azules que habían perfumado aquel rincón del parque. El aire estaba cargado de perfume, de exclamaciones, de risas y algún que otro adjetivo escatológico. Todo el día fue una fiesta en torno al extraño florecido.

Pero como casi todo lo bueno… fue breve. El día siguiente fue el más triste que recordaba el vecindario. El banco había quedado vacío, si, si, vacío del todo. Solo algunas flores sobre el suelo y las huellas impresas sobre el albero de aquellos pies que estuvieron allí arraigados eran testimonio de que no había sido un sueño. Buscaron sin descanso, distribuyeron panfletos con alguna foto que le habían hecho al extraño, pero nada se supo de él. Desapareció como había aparecido.

Poco a poco se fue instalando entre los vecinos una sensación extraña, no de pena, sino de expectación. Algo les decía que le volverían a ver, que quizás al acabar el otoño volviese otra vez. Y allí estarían ellos para recibirle.

Durante el resto de la primavera y todo el verano siguieron viéndose en aquel rincón del parque, se reunían para hablar y sentarse junto a las huellas que esperaban volviesen a ser pisadas por su extraño. Ya no estaba, pero algo de él había quedado en aquel rincón… ¿o quizás en cada uno de ellos?

¡Ah!, por cierto, la comisión de expertos está a punto de dar su dictamen sobre la controversia de cómo mover a nuestro extraño amigo.



Este banco un día fue árbol,
hasta que alguien decidió
que fuese madera.
Un día fue brote verde
que luchaba por ganar Sol.
Un día fue semilla,
de la vida promesa.
Hoy es asiento maltratado,
posadero de palomas,
solárium para ancianos,
mobiliario urbano
que se seca y se cuartea.
Mas un día fue árbol
donde anidaron las aves,
donde grabaron corazones
entre besos los amantes.
Y un día… un día
volverá a la tierra,
se hundirá en el húmedo seno
que alimentó sus raíces.
Será alimento,
sustancia vital,
de otras raíces sustento
y volverá, en otra semilla,
en otro árbol, en otra vida…
a brotar.

¿Fin?

viernes, 29 de julio de 2016

Prisionero del Tiempo




La debilidad es mucha en este cuerpo que hace tiempo dejó de ser otra cosa que cárcel. Los en otro tiempo vigorosos miembros, (los cinco), no son hoy más que sombra de sí mismos y fuente de tortura y quebrantos en forma de dolores.
Sea pues la más penosa condición del hombre, más que la vejez, la decrepitud. Más si cabe cuando es solo física, quedando la mente lúcida demasiado lúcida. Añadiendo al tormento carnal la plena consciencia de lo que se fue, un hombre joven. De lo que se sigue siendo, encerrado en una celda de años que no reconoces como a ti mismo.
Deseas correr bajo la lluvia de otoño, mas tus pies no obedecen.
Deseas leer hasta la madrugada, como tantas veces, mas los cansados y nublados ojos ya no ven.
Deseas acariciar y ser acariciado, mas el objeto de tus caricias ya no está, y nadie cree que tú necesites afecto.
Sigues siendo un hombre, mas hasta el goce de mirar a una mujer joven y bonita te está vedado,  (viejo verde dirían).

Sabed, y no lo digo para haceros ningún agravio, que la vida es corta. Disfrutadla con vehemencia, mas recordad que a su final esta será también vuestra condición.
Veos reflejados en mí, para que así, quizás comprendáis que soy a vosotros un igual, solo que encarcelado por el tiempo.

Soy un niño, un joven, un hombre, mas vosotros solo veis un viejo.

Una Vida Diferente

Ha de haber una vida diferente,
menos agria y dolorosa,
más amable, más hermosa,
sin un constante rechinar de dientes.

Ha de estar, creo, escondida,
agazapada en lo profundo
esperando a salvar el mundo
antes que la ilusión sea perdida.

¡Te busco cuando hasta diez cuente!
de esconderte tiempo has tenido,
nos pondremos al día de lo perdido
cuando, sin duda, te encuentre.

Llega a su Fin el Estío

Llega a su fin el estío,
con sus dedos pinta de ocres
los campos, los bosques y el corazón mío.

Ya sus últimos estertores
secan lagunas y ríos,
agostan sembrados y amores.

Encerrada el alma en capullo de hilo
espera del cielo los favores.
Implorando soportar invierno frío,

la fe puesta en los albores
de un nuevo sol, de un nuevo ciclo
de luz y amor renovadores.

Nocturno



Sobre un mástil, marfil de luna,
pende marchita la noche desarbolada.

Mis pasos caminan sobre los pasos
que dejaron tus huellas, de luz escamas.

Esperanzado te busco tras cada sombra,
bajo cada hoja muerta mi voz te llama.

Tomo el viento y violento lo sacudo
por si de ti quedó prendida una palabra.

El rocío suavemente quema mis labios
por la ausencia del ángel que los besara.

Te huelo, amada, entre las flores,
mas entre ellas tu aroma se me escapa.

Y como cada noche, del alba herido,
arrastro mi corazón a la vacía cama.

He Perdido la Ilusión


He perdido la ilusión,
puede que por un olvido
o quizás se me ha caído
por un roto del corazón.

Era frágil y pequeña,
suave como algodón,
de Dios el único don
que recibí como seña

de que habrá algo mejor.
Que tras un largo camino,
más que veo… adivino
un tiempo para el amor.

Si alguno de ustedes la ve
díganle, por favor,
que sin ella la vida es peor,
que vuelva e iluso seré.

Que prefiero morir ilusionado
a vivir sin mi imposible,
que solo con ella soy sensible
aún por la muerte rodeado.