viernes, 28 de marzo de 2008

"Reventaito"

Cuando estoy cansado me da por pensar, bueno, cuando no lo estoy también, quiero decir que me pongo a filosofar...
Hay hombres (dichosos ellos) que ven la botella medio llena, decimos que son optimistas. Hay hombres (pobres de ellos) que ven la botella medio vacía, decimos que son pesimistas.
Y hay hombres (yo), que no vemos la botella por ningún lado, que tenemos que llevar el agua (la vida se sobreentiende) en el cuenco de las manos, que se nos escurre entre los dedos y tenemos que hacer malabarismos para conservar unas gotas, o al menos las manos húmedas. A estos no se como llamarles.
Realmente no existen botellas, una botella, un recipiente tan pequeño no puede contener algo tan extenso como la vida; me alegro de no tener botella, desde que no la tengo me voy dando cuenta de que tengo algo de agua en mis manos, pero además estoy rodeado, sumergido en ella, y que no me tengo que preocupar por conservar un poco, sino aprender a nadar.
Definitivamente el agotamiento es un buen psicotrópico.