martes, 7 de diciembre de 2010

Desierto

¡Qué inmenso es este desierto!,
Lleno de gente, de cosas, de sentimientos.
Trato de avanzar y solo levanto polvo.
Y siento que le estorbo a la vida,
O que la vida me es un estorbo.
Todas las direcciones son la misma.
Y a donde miro solo hay un horizonte
Que se curva como ola y me busca
Para que en él me ahogue.
Todo aquello en lo que me apoyo,
En cenizas se transforma.
Y veo entristecido que no proyecto ni sombra.
Porque yo mismo soy una sombra.
¿Dónde está la luz que me desintegre?
¿O dónde la negra noche
Para que en ella me disuelva?
Que lo he de hacer sin un reproche,
Sin llevarme nada en prenda.
¡Qué inmenso es este desierto!
Lleno de cosas viejas.
Viejos hombres, viejos niños
Y emociones también viejas.
Trato de moverme y solo levanto polvo,
El polvo de mi existencia.
Mi existencia hecha polvo,
Que con el viento se dispersa.